September 4, 1998


Hispanic Radio Network/La Red Hispana
LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por José Pertierra

Hay Leyes Que Matan

Ya son 90 los indocumentados que han fallecido por el calor este año al cruzar la frontera con los Estados Unidos (EUA). Treintaiuno de ellos han muerto desde el 15 de junio. La Patrulla Fronteriza estadounidense lanzó la Operación Salvavidas para desalentar a los inmigrantes de la riesgosa jornada.

La Operación Salvavidas cuenta con, por lo menos, cien avisos, colocados en la frontera, advirtiendo en contra del cruce durante los cálidos meses del verano. El Servicio de Inmigración (SIN) piensa también colocar anuncios en la televisión y la radio avisándoles a los inmigrantes que el cruce es peligroso (como si la gente pensara de que la jornada es segura o placentera). De acuerdo al SIN, el mejor amigo del inmigrante es de repente la Patrulla Fronteriza.

A raíz del descubrimiento de los restos de 10 inmigrantes mexicanos en el desierto californiano hace unos días, EU ofreció una recompensa de $5,000 por información sobre el coyote que supuestamente abandonó a los inmigrantes en el cálido desierto. Un vocero del SIN declaró de que los coyotes son "el enemigo número uno" de los indocumentados.

Es cierto. El calor del desierto mata, y los coyotes avariciosos también. Sin embargo, el calor y los coyotes existen en la frontera desde hace mucho tiempo, mientras que el número de muertos en la frontera se incrementó dramáticamente hace muy poco. ¿Por qué? La temperaura del sol no ha cambiado, ni tampoo la avaricia de los coyotes. La situación fronteriza ha cambiado últimamente, porque las leyes de inmigración y la manera de implementarlas son diferentes. La gran cantidad de muertos recientemente en la frontera es debido principalmente a leyes que son más estrictas que nunca y a la militarización de la frontera.

No es difícil para un mexicano encontrar trabajo en los EU, pero conseguir una "green card" es ahora casi imposible. Una cuota injusta limita la cantidad de personas que pueden inmigrar legal-mente a los EU, y le apaga el sueño de inmigrar legalmente a los EU a casi todos los latinoamericanos. Los trabajadores que no son adiestrados tienen que esperar bajo esta cuota más de 20 años para poder obtener permiso para entrar y trabajar en los EU. Esto les imposibilita el trabajo (y consecuentemente) las visas a los trabajadores agrícolas, los obreros de construcción y a las niñeras, ya que es ridículo pensar de que un empleador estaría dispuesto a esperar 20 años para poder emplear a estas personas.

La esposa y el hijo menor de edad de un residente permanente mexicano tiene que esperar casi 10 años para poder inmigrar a los EU. ¿Cuántos matrimonios pueden aguantar una separación de 10 años? ¿Qué es lo que dicen de amor de lejos? Similarmente, los hermanos de ciudadanos estadounidenses tienen que esperar 30 años para venir a los EU. No en balde decenas de miles de inmigrantes cruzan la frontera ilegalmente, arriesgando sus vidas en el desierto. Mientras que los consulados estadounidenses no pueden ofrecerle al pueblo una verdadera esperanza de poder calificar para una visa, y mientras los trabajos abunden en este país, los indocumentados continuarán su peligrosa jornada a través de una frontera que el novelista mexicano Carlos Fuentes llama "una cicatriz" entre los dos vecinos.

El SIN lanzó en el año 1994 la Operación Guardián para obstaculizar la entrada a los EU a los inmigrantes indocumentados. Con la ayuda del Departamento de Defensa estadounidense, esa operación ha militarizado partes de la frontera convirtiéndola en algo parecido al muro de Berlín. "Si el Pentágono puede enviar miles de miles de tropas estadounidenses para proteger a nuestros aliados (referiéndose a la guerra en el Golfo Pérsico), debería ser capaz de prescindir de 10,000 soldados para proteger a [la frontera]". Convencidos de que la inmigración indocumentada constituye una amenaza a la seguridad nacional estadounidense, el Congreso autorizó una militarización sin precedente.

Desde el año 1994 más de 284 personas han muerto en el desierto, porque la Operación Guardián les cerró a los indocumentados las mejores rutas hacia el norte, forzándolos a cruzar por las vías más aisladas y consecuentemente más peligrosas. La frontera es tan vasta, y la realidad económica de millones en ambos lados tan relacionada la una con la otra que es imposible cerrarla por completo.

Las arenas ardientes del desierto reclaman las vidas de cientos de indocumentados, pero la responsabilidad de eso no la tiene el sol. El Congreso estadounidense decretó las leyes más anti-inmigrantes en la historia de este país, y el Presidente de los EU las implementa como si el país le haya declarado la guerra a los indocumentados.

Mientras los EU continúen como la tierra de la abundancia y el resto de América continúe en la pobreza, los inmigrantes osados dejarán sus hogares, lenguaje y cultura para caminar cientos de millas a través del desierto abrasador de California en busca de una vida mejor para ellos y sus hijos. Ni la patrulla fronteriza, ni los propios Marines los podrán detener.

La única forma de salvar vidas a lo largo de nuestra frontera es cambiando las leyes de tal forma que quienes soliciten visas para venir a este país, tengan la posibilidad real de recibirlas. Para eso, necesitamos deshacernos del sistema anticuado de cuotas. Así, los trabajadores que encuentren empleo en los EU o aquellos que tengan familiares cercanos acá puedan inmediatamente inmigrar. Urgentemente debemos desmilitarizar la frontera. Los inmigrantes no son criminales, y no hay porque enfrentarlos con soldados y tecnología militar sofisticada. Ellos son los mejores y los más valientes hijos de sus tierras empobrecidas. El país de los inmigrantes tiene la obligación de tratarlos con humanidad y justicia.

(Jose Pertierra es comoderador del programa radial Bienvenidos a América que se transmite los sábados en la noche por el Hispanic Radio Network. Es ganador del premio nacional de derechos humanos del American Immigration Lawyers Association.)

Return to Homepage