October 30, 1998


Hispanic Radio Network/La Red Hispana
LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Javier Sierra

El Rodar y Rodar de una Triunfal Sierra Blanca

A menudo teme uno caer en la tentación de convertir a esta columna en un paño de lágrimas que se estruja, se pone al sol y se guarda para empaparlo de nuevo con un nuevo lamento. Pero de vez en cuando, surgen acontecimientos que nos recuerdan que nuestro destino no es llorar y llorar, sino —como el rey— rodar y rodar, y que en nuestro deambular por el alma de la comunidad hispana, no se trata de llegar primero, sino de saber llegar.

Y la columna, con calma, llega hoy de nuevo a Sierra Blanca, el pueblo mayoritariamente hispano del suroeste de Texas que contra todo pronóstico se acaba de apuntar una resonante victoria contra el racismo ambiental.

En dos ocasiones nuestras líneas se centraron en los planes de situar en esta mísera comunidad cercana a la frontera con México un basural radiativo que albergaría los deshechos nucleares de los estados de Vermont y Maine. Aunando nuestra voz a la de decenas de organizaciones cívicas y ecologistas, denunciamos el abuso contra un pueblo que ya alberga uno de los mayores depósitos de barro cloacales de EEUU—una laguna pestilente que recibe cada año decenas de miles de toneladas de resi-duos tóxicos procedentes de Nueva York.

Sierra Blanca era la cloaca ideal, la víctima propiciatoria de su debilidad económica —el 40% de sus residentes vive bajo el nivel de pobreza—y política—sólo el 30% está inscrito para votar. Y después de ocho años de maquinaciones y arreglos políticos, el 20 de septiembre el Presidente Bill Clinton convirtió en ley la propuesta que incluía la aprobación del basural radiativo de Sierra Blanca. Esta comunidad desheredada parecía la piedra en el camino de la apisonadora. Pero, para la sorpresa y el regocijo de los defensores de la justica ambiental, Sierra Blanca resultó ser una piedra en el zapato de los poderosos.

El jueves (10-22-98) los tres magistrados de la Comisión de Recursos Naturales de Texas negaron en Austin el permiso de construcción del basural indicando que el proyecto no había considerado apropiadamente los riesgos de terremotos en la zona ni sus efectos sociales y económicos.

Sierra Blanca resulta estar situada en una zona de constante actividad sísmica. Y la comisión acabó dando la razón a los activistas que se oponían al proyecto alegando correctamente que los posibles terremotos podrían causar fisuras en los contenedores del basural y contaminar el suministro de agua de millones de personas.

El dictámen de la comisión fué recibido con júbilo a ambos lados de la frontera por los activistas que trabajaron duro hasta acabar con el proyecto.

"Esta victoria ha dejado a la comunidad en júbilo total", dijo Erin Rogers, Director Ejecutiva del Fondo de Defensa Legal de Sierra Blanca (FDLSB). "Fué casi un asombro enterarse de que el permiso había sido negado porque una y otra vez al FDLSB se le dijo que tal victoria sería muy difícil".

En la Ciudad de México, las dos cámaras del Congreso recibieron con satisfacción el rechazo del permiso a un proyecto que "ofende a la sensibilidad de las comunidades mexicanas de la frontera y daña las relaciones de buena vecindad", según dijo una resolución del Senado.

El proyecto había causado la indignación de los congresistas mexicanos porque atentaba contra el Convenio de la Paz firmado en 1983 por los dos países, el cual prohibe la instalación de basurales de este tipo a menos de 100 kilómetros de la frontera en ambos lados.

El triunfo de la razón en Sierra Blanca es el resultado del trabajo de miles de personas con una fe ciega en que la justicia es para todos, no sólo para los todopoderosos. Es también un ejemplo de que si todos arrimamos el hombro, nuestro destino no es llorar y llorar, sino triunfar y triunfar.

¿Es usted víctima del racismo ambiental o de cual-quier tipo de injusticia ecológica? Llámenos a la Red Hispana al 1-888-SU-RADIO, es decir, 1-888-878-2346, para que lo ayudemos a defenderse. Es gratis.

Return to Homepage