October 9, 1998


Hispanic Radio Network/La Red Hispana
LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Javier Sierra

En California, Un Llamado Electoral a Las Armas

En los últimos años, para la comunidad hispana de California, las campanas electorales estatales han sido como alarmas de bombardeo. Cada dos otoños, para los Cervantes, los Garcías, los Ramírez y los Fernández, la llamada a las urnas ha sido más bien un cuerpo a tierra colectivo. Y las bombas han caído numeradas, 187, 209, 227.

Los demagogos y los políticos en búsqueda desesperada de un tema ganador, han encontrado su chaleco salvavidas en las proposIciones que atentan contra la comunidad inmigrante en general y contra los latinos en particular. En 1994, con las encuestas prediciendo su derrota, el Gobernador Pete Wilson se agarró a la 187 como a un clavo ardiendo. La proposición —la cual eliminaba los servicios más básicos, como cuidado médico y educación, a los indocumentados— fué aprobada, y Wilson, subido en la ola xenofóbica que desató la iniciativa, consiguió su reelección.

Dos años más tarde, tuvo la desfachatez de presentar su candidatura presidencial a los pies de la Estatua de la Libertad, el símbolo de las esperanzas de una vida mejor de todo inmigrante. Por si quedaba alguna duda, sin embargo, de que Wilson y sus aliados conservadores no eran la opción proinmigrante que querían vendernos, el gobernador dió todo su apoyo a otro obús electoral llamado la 209. Esta proposición eliminó ese mismo año varios programas de acción afirmativa que daban mayor acceso a las minorías a la educación y al mercado laboral.

Y la última muestra de este bombardeo electoral cayó este año con el número 227, la proposición que elimina los programas estatales de educación bilingüe. De nuevo las fuerzas antiinmigrante triunfaron, dejando a cientos de miles de familias hispanas con la terrible incertidumbre de si sus hijos saldrán adelante con programas alternativos de muy dudosas credenciales docentes.

Pero ya dice el refrán que tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe. Y el cántaro en este caso es la paciencia de los latinos californianos. La ofensiva antiinmigrante ha tenido un maravilloso resultado. Los hispanos han decidido combatir el fuego con fuego. Según el Instituto de Investigación William C. Velásquez, desde la aprobación de la 187, unos 900,000 latinos se han inscrito para votar en California. De ellos, medio millón lo han hecho por primera vez.

Este formidable cambio de actitud en una comunidad históricamente apática en su participación política, ha convertido al voto hispano en una arma crucial para las elecciones de noviembre. Veamos unos ejemplos:

Los excesos de Wilson muy bien podrían acabar pagándolos su colega conservador y candidato republicano a gobernador Dan Lungren. Su oponente demócrata Gray Davis, lleva una ventaja de ocho puntos en las encuestas de opinión. En buena parte, esto se debe a que entre los hispanos la ventaja de Davis es de ¡46 puntos!

Asimismo, el candidato demócrata hispano a vicegobernador, Cruz Bustamante, aventaja a su oponente conservador, Tim Leslie, por 12 puntos; mientras que en la disputa por el puesto de contralor, el conservador hispano Rubén Barrales lleva un retraso de 24 puntos con respecto a la candidata demócrata, Kathleen Connell.

Sin embargo, esto no quiere decir que la comunidad hispana en general tenga aversión al Partido Republicano. En Texas, el Gobernador George W. Bush, quien habla español, se ha esforzado en dejar claro que en su estado los inmigrantes son bienvenidos y en mantener unas relaciones armoniosas con México. El resultado es que entre los latinos encuestados, Bush aventaja por 20 puntos a su oponente demócrata.

En 1996, un estratega republicano advirtió a su partido que si seguía insistiendo en marginar a los hispanos, tarde o temprano lo pagaría en las urnas. Efectivamente, después de años de bombardeo, los latinos han decidido usar una artillería antiaérea llamada registro de votantes.

El futuro de su familia y su comunidad está en sus manos. Si necesita ayuda para hacerse ciudadano o registrarse para votar, llame gratis a la Red Hispana al 1-888-SU-RADIO, es decir, 1-888-878-2346.