October 7, 2005

Trajo el Descubrimiento de América una Fuente de Riqueza Inagotable para el Viejo Mundo

“El 12 de Octubre se Celebrará el Descubrimiento del Continente de la América”

Por: Paco Zavala

Hubieron acontecimientos de carácter histórico que proclamaron la víspera del descubrimiento de América, ya harto conocidos por los especialistas en la materia y por aficionados y amantes de la investigación y de la lectura, incluyendo uno que otro lego.

Cuando el 12 de octubre de 1492, se descubre “tierra a la vista”, aquellos audaces hombres, nunca pensaron en los resultados que traería a futuro ese avistamiento de tierra, después de pasar algunos meses navegando en altamar, aquella tripulación ansiaba ver otra cosa que no fuera agua.

Las tripulaciones de las tres naves que acompañaron a Cristóba Colón, en su travesía del Puerto de Palos, en España, a San Salvador, en América, estaban formadas en un alto porcentaje por ex-presidiarios, gente ruda y de mal talante. Esta fue una de las primeras herencias del descubrimiento de América; otra de las herencias: fue el saqueo de la riqueza de las tierras descubiertas, que se prolongó por cientos de años; una más: la religión, que arrastró consigo del viejo mundo la lacra de la Santísima Inquisición; otra más: las enfermedades, sobre todo las enfermedades venéreas y de tuberculósis, también trajeron el idioma, la cultura, la música, la danza, el teatro, la mezcla de las razas y otras más.

Los descubridores creyeron en su momento que habían arribado a las Indias Orientales, por ésta razón, pensaron que los lugareños eran indios y así se les quedó, no habiendo fuerza ni razones que hicieran cambiar de ésta idea, primero a los descubridores y posteriormente a los pobladores. Que curioso, los descubridores y los conquistadores tomaron el nombre de éstas tierras y hoy día se automombran americanos y a los originalmente autóctonos, dueños y señores, se les encasquetó el nombre de indios, ¡Hágame Ud. el favor!

Los descubridores y posteriormente los conquistadores tienen el alto honor de haberse contactado con civilizaciones residentes en éste continente desconocidas para ellos y que a la postre han aportado su cultura y sus riquezas al desarrollo del mundo actual.

Para los conquistadores tanto españoles como portugueses, la América era al final de cuentas la tierra de las oportunidades que ellos buscaban. Lo cierto es que sus ideas no estaban tan lejos de la realidad, hoy sabemos que una de las características de nuestro continente es la inmensa diversidad y abundancia de sus recursos naturales. Estos recursos han sido la base de muchas actividades comerciales e industriales que han permitido el desarrollo del mundo moderno de hoy.

América, separada de Europa por el Océano Atlántico, inmenso mar que Cristóbal Colón, logró atravezar en aquellos tiempos, en únicamente diez semanas. Las nuevas tierras descubiertas aportaron al viejo continente sus riquezas, lo cual originó que tanto España, como Portugal, ocuparan en el mundo entero la importancia de primer nivel comercial del siglo XVI y algunos años posteriores.

En 1519, fecha de la conquista de México, los españoles encontraron plantas, animales y seres humanos que a esa fecha no habían visto jamás. Ante sus ojos se dió la apertura de un mundo nuevo, maravilloso y fantástico, la oportunidad de conocer a nuevos seres vivos a los que rápidamente se les vieron sus virtudes y a muchos de ellos se les condujo al viejo mundo para conocerlos. Esto se logró gracias a que los españoles vieron los infinitos conocimientos que los lugareños poseían, lo cual facilitó las cosas.

Este evento solo demostró una cosa: los españoles no encontraron pueblos salvajes, encontraron grandiosas culturas y civilizaciones, que no se dieron de la noche a la mañana, sino que fueron producto de una evolución y desarrollo, hecho que las coloca en un sitio de privilegio, no de inferioridad a los conquistadores; sobre todo en México, Guatemala y en Perú.

Esta realidad histórica es tan concluyente y definitiva, que a pesar de la bárbara destrucción de la ciudad de Tenochtitlán y de otros centros de cultura, los españoles nunca pudieron borrar completamente el antiguo esplendor y belleza del pueblo azteca, mismo que ha pasado a la historia como el pueblo de la América más fantástico, maravilloso y grandioso.

Los conquistadores nunca desconocieron y admiraron el interés que las razas de la América tuvieron por las plantas y tampoco se puede negar la sorpresa que sufrieron al darse cuenta de lo bien organizados que estaban.

Dentro del grupo de plantas importantes, podemos mencionar: al maíz, el frijol, el chile, el chayote, el cacahuate, también mencionamos los cientos o miles de plantas curativas, los frutos tales como: las tunas, el capulín, el aguacate, los tejocotes, y otros frutos que en Europa eran desconocidos.

No olvidamos la importancia del cacao, el árbol más intimamente ligado a la historia de México. La semilla de ésta planta fue usada como el principal elemento monetario, además de ser fuente de una deliciosa bebida: “el chocolate”, néctar que trascendió las fronteras de la América y hoy es conocido en todo el mundo.

El tabaco, es otra de las plantas de importancia vital encontrada por los españoles, planta a la que los lugareños de aquellos tiempos rendían un culto muy especial, disfrutando su aroma en volutas dispersas. Los españoles al conocerla también la disfrutaron y después se industrializó convirtiéndola en puros y cigarrillos.

La riqueza de la impresionante fauna americana dejó a los conquistadores con el ojo cuadrado, pues se encontraron con animales tales como: los búfalos, las llamas, los cocodrilos, la anconda, las guacamayas, los venados, el puma, el jaguar, las víboras cascabel, el tapir, el jabalí, el puerco espín, los guajolotes silvestres, las chachalacas, la ardilla voladora, los elefantes marinos, los zopilotes y muchos vertebrados más, también encontraron invertebrados que enmudecieron a los españoles. Indudablemente el más preciado fue el de un insecto, que se reproduce en los tallos del nopal (pencas), encontrados en ciertas regiones del Valle de México, Tlaxcala, Puebla y Oaxaca, de éste insecto obtenían el colorante de mayor importancia comercial, denominado por los conquistados “nocheztli” que significa: “sangre de la tierra” por su color rojo; éste insecto fue la “cochinilla”.

También podemos mencionar en este pequeño espacio, los metales, tales como: el oro y la plata principalmente. De la historia del saqueo que realizaron los conquistadores, hay mucha tinta y papel escritos.

Hoy día, el evento del descubrimiento, la conquista y la liberación de los pueblos, es hecho consumado, ahora el problema es interno de cada uno de los países que forman nuestra América de hoy.

Return to the Frontpage