October 3, 2003

El día mundial de la limpieza de playas

Salvemos la playa: un acto de amor y gratitud a la naturaleza

Por Mariana Martinez

Cada cambio de estación la playa de Tijuana se llena de voluntarios que con sus bolsas negras, guantes y palos que van quitando la gran cantidad de basura que la gente deja en la arena, incluyendo escombros, ladrillos, varillas y latas, toda clase de porquerías que tristemente hacen de la arena un peligro.

El pasado sábado 20 de Septiembre la entrada del otoño coincidió con el día mundial de la limpieza de playas por lo que se celebró con doble entusiasmo. Entre los participantes estuvieron grupos de estudiantes y maestros de las preparatorias Lázaro Cárde-nas, Iberoamericana y CEBTIS, además de la UABC, la Normal Fronteriza y CETYS Universidad, además del grupo ecologista de rancho La Puerta de Tecate, todos invitados por los integrantes del proyecto “Salvemos la playa”. Desde las nueve de la mañana, los organizadores empezaron a repartir utensilios, donados por Bay Keepers-I love a clean San Diego, y a repartir el trabajo a lo largo de una milla de playa, conocida como “El malecón”. Muchas personas que estaban ahí por otras razones o son dueños de negocios de la zona se unieron como voluntarios y preguntaron sobre las asociaciones, agradeciendo su iniciativa.

Las cuatrocientas personas ahí reunidas lograron recoger dos toneladas de basura que se llevaron en camiones del municipio.

La iniciativa es de un proyecto llamado Salvemos la playa, formado por el grupo Scout 8, el Proyecto Fronterizo de Educación Ambiental y el grupo de monitoreo de aguas Ja-Ján, que es parte del proyecto internacional Bay keepers, quienes miden el grado de contaminación del Oceano Pacífico. Estos grupos ven en la comunidad fronteriza a la que pertenecen una gran necesidad de unión en contra de la contaminación de su ambiente y decidieron hacer el plan conjunto para mejorarla; el plan incluye tarea de concientización en escuelas y una feria de la ecología organizada por el grupo Scout 8 en la que los niños de la comunidad aprendieron a reciclar, reforestar hacer refugios, fogatas seguras y como saber si el agua está contaminada.

Además de la limpieza de la playa, el proyecto “Salvemos la playa” organizó un rally respecto al agua. Con las 255 personas inscritas se formaron 64 grupos de cinco personas en promedio y se realizó el rally, donde se hicieron preguntas sobre contaminación, conservación y cuidado de este recurso natural. El rally tuvo 700 dólares en premios, incluyendo bicicletas, discos compactos y cenas para dos personas en restaurantes locales. Un equipo ganador, formado por estudiantes de la preparatoria Lázaro Cárdenas decidió donar su premio (una bicicleta) a un orfanatorio de la ciudad.

Mientras la primera tarde de otoño caía sobre la playa recién bañada, el murmullo de la comunidad se fue dispersando con las olas hacía la ciudad una vez más.

Return to the Frontpage