October 22, 1999


Encienda Una Vela
Padre Thomas J. McSweeney, Director of The Christophers

¿Que Hacer Con el Racismo?

Las estadisticas del FBI indican que, en lo que va de 1999, se han cometido 7,800 delitos relacionados con el racismo y la discriminación. El centro judicial de los pobres, en Alabama, tiene registrados 474 grupos racistas en todo el país, un 20 por ciento más que el año pasado.

John Hope Franklin, director del equipo asesor del presidente sobre razas y reconciliación, nos advierte, "se exprese como sea, el racismo deriva de los prejuicios que permanecen intactos cuando los norteamericanos se aferran a esa idea común de que es mejor ignorar los problemas raciales, en lugar de explorarlos abiertamente".

La buena nueva es que más hombres, mujeres y jóvenes encuentran formas prácticas de mejorar las relaciones raciales en el mundo de todos los días: donde comienza el problema.

Al padre James Keller, fundador de The Christophers, le gustaba contar la historia de una mujer de California que hizo que su comunidad aprendiera el poder que todos tenemos de hacer algo positivo.

A principios de la década de los 50 un joven afronorteamericano había tomado un trabajo de mediodía en una estación de servicio, mientras estudiaba para maestro, para ayudar a mantener a su esposa hasta que él se graduara. A algunos clientes de la estación les molestó que un hombre de raza negra los atendiera y le dijeron al dueño que irían a otro lado si no se deshacía de ese empleado. Para no perder su negocio, el dueño estuvo a punto de acceder, hasta que una vecina se enteró y decidió hacer algo.

"¿Cuántos clientes piensa que va a perder?" le preguntó al dueño de la estación de servicio.

"Dieciocho o quizá veinte".

"Si le consigo veinte clientes nuevos, ¿se queda con el empleado?"

El hombre pensó un momento y dijo, "por supuesto".

Y la buena vecina no sólo le trajo veinte clientes nuevos, sino que le consiguó cinco más. Pero lo más importante es que logró que el joven estudiante mantuviera su empleo y siguiera estudiando.

Los esfuerzos de esa vecina, y de miles como ella, no son menos importantes que cualquier legislación para producir cambios en nuestra actitud y conducta con respecto a las diferencias raciales. Son seres humanos de tolerancia, respeto y convicciones que no esperan que nadie les diga lo que tienen que hacer. Simplemente lo hacen.

Mientras algunos creen que las relaciones raciales seguirán siendo una fibra frágil en el tejido de nuestra nación por muchas décadas más, yo pienso que los esfuerzos de gente como ustedes y yo es lo que logrará el máximo resultado.

¿Qué es lo que dijo Jesús? "Felices los que trabajan por la paz, porque serán reconocidos como hijos de Dios". (Mateo 5:9) Jesús aceptó a todas las distintas personas que encontró. Dió la bienvenida a todos: ricos y pobres, enfermos y pecadores, prostitutas y paganos. No dudó en pasar tiempo con los samaritanos, que eran considerados herejes.

Precisamente, fué a través de la parábola del Buen Samaritano en el evangelio de San Lucas que Jesús enseñó dos lecciones muy importantes. Primero, cada vez que alguien trató de ponerlo a prueba, él afirmó los dos grandes mandamientos en la tradición del Antiguo Testamento: "Amarás a Dios con todo tu corazón... y a tu prójimo como a ti mismo". Luego aclaró que el prójimo no era sólo alguien como uno mis-mo, sino "...alguien que demostrara misericordia".

Para obtener una copia gratis de ECOS Cristóforos S-194 "Derribando las murallas", escriba a The Christophers, 12 East 48th Street, New York, NY 10017.

Regrese a la Portada