October 8, 1999


Hispanic Radio Network/La Red Hispana
LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Consuelo Luz

¿Naturaleza o Crianza?

El tirano racista y obsesionado, Adolfo Hitler, causó la Segunda Guerral Mundial y la exterminación de 6 millones de judíos. Creía en la superioridad de una herencia genética sobre otra y la ambición fanática de crear una "Super Raza" de seres blancos y rubios, Anglosajones que dominarían la Tierra como dioses. Tal era su obsesión, que aún cuando la guerra la estaba perdiendo, en vez de concentrar sus esfuerzos para combatir a los Aliados, siguió ordenando el uso de recursos y tropas para continuar exterminando a los judios.

Hoy nos horrorizamos ante tal extrema maldad y locura, lo vemos como un acontecimiento aberrante en la historia humana, pero no debemos cerrar los ojos ante la existencia del racismo que sigue viviente en todas partes del mundo y que puede explotar en actos crueles e irracionales en nuestras propias comunidades. Los Hispanos en este país nos hemos convertido en un marco favorito del racismo, pero no nos pintemos de inocente, pues aún entre nosotros mismos existe esa tendencia de clasificar a otros no por su individualidad sino por su origen genético. En nuestros países de origen en sud y centro América ciertos grupos indígenas siguen siendo sometidos a indignidades y discriminación vergonzosa.

¿Por qué esa tendencia? Hitler estaba convencido que la ciencia apoyaba sus creencias. Hoy en día hay quienes siguen creyendo en la ley absoluta de la genética —que los genes son todo. ¿Pero qué son los genes? Un gene es una partícula minúscula de información química llamada DNA (ácido deoxyribonucléico). Estas partículas se unen en cuerdas de genes que son las moléculas enormes llamados cromosomas. Estos genes, que heredamos de nuestros padres, ayudan a determinar cómo crecemos y desarrollamos, qué apariencia tenemos, el color de nuestro cabello, ojos y piel, qué sentimos, nuestro tipo de inteligencia, si podemos correr rápido, o componer música, si tenemos la tendencia de enfermarnos de cáncer, diabetes o de un ataque al corazón. Pero, en esta explicación figura una palabra muy importante: tendencia. La tendencia no es absoluta, deja la posibilidad de opciones, cambios y flexibilidad.

La verdad es que hay muchos otros factores que influyen en el tipo de persona que somos, y no tienen nada que ver con los genes. El ambiente en que crecemos, la cultura en que vivimos las experiencias que tenemos, estos factores pueden ser lo que determinen nuestro destino. Si creces en un pueblito en el campo serás una persona diferente a la que crece en una ciudad grande. Si recibes una educación superior ¿no tendrás la mente más desarrollada? Si te gusta cierto tipo de comida, ¿no es porque eso es lo que comiste durante tu niñez? Tu religión, las influencias de tus amigos, de tu familia, los periódicos y libros que lees, la televisión que miras, los programas de radio que escuchas ¿no tienen cierto poder al determinar quién eres?

Hitler también sabía esto y creó a los que eran diferentes y a seguir ciégamente los dictámenes del gobierno Nazi. Quizás los alemanes tendían a seguir un sistema tan organizado y planificado como el que creó Hitler, pero fué la adoctrinación cultural total la que logró derrotar sus instintos más nobles.

Nuestras personalidades, nuestra salud, las vidas que creamos, son indudablemente el resultado de una combinación de nuestra naturaleza genética y nuestra crianza, pero la pregunta. ¿Cuál de ellas es más importante? sigue siendo una pregunta que requiere respuesta. Pues en esta respuesta se basan las decisiones sociales y legales que afectan nuestras vidas en forma profunda. Por ejemplo, si el criminal es criminal porque sus genes lo obligan a serlo, entonces ¿no sería imposible cambiarlo con programas de rehabilitación? Y, al contrario, si las personas se vuelven criminales solamente por el ambiente en que crecen, entonces ¿no es la sociedad responsable por su rehabilitación?

En cuestiones de salud, también es importante la respuesta a la pregunta ¿naturaliza o crianza? Si nacemos con la predisposición a ciertas enfermedades quiere decir que nuestro destino está marcado. O con cambiar la dieta, hábitos personales o tomar ciertos medicamentos ¿podremos conquistar la enfermedad que es solo una tendencia?

El Proyecto Genoma Humano se creó para ayudar a contestar estas preguntas. El Proyecto espera completar un mapa genético del ser humano en el año 2000. Una vez que se descubren todos los genes y se completa el mapa y se determina qué papel juegan estos genes en las enfermedades que sufren ciertas personas, o cómo influyen en su personalidad. Esa información se podrá usar para ayudarnos a entender mejor y a mejorar nuestras vidas.

Todos tenemos tendencias a una cosa u otra. La tendencia de culpar a otros por nuestros problemas fué llevada a un extremo horroroso por Hitler, pero al mirarnos honestamente veremos que en otro nivel lo hacemos nosotros en diferentes formas todos los días. Qué fácil es culpar a nuestro esposo o esposa, a nuestros hijos, a nuestro padres, a los suegros, cuando algo anda mal en el hogar... Qué fácil es culpar a los compañeros de trabajo cuando el negocio no anda bien... Qué fácil es apuntar el dedo al otro, indicando debilidades genéticas irremediables. Es fácil apuntar el dedo porque entonces no tiene que tomar la responsabilidad de hacer algo para mejorar la situación.

El concepto de la libre voluntad nos enseña que Dios nos dió un destino (que sería como nuestros genes, o nuestra naturaleza) pero también nos dió libre voluntad que se refleja en nuestra crianza. Con esa fuerza de voluntad podemos forjar una vida mejor, desarrollando nuestras tendencias positivas y superando nuestras tendencias negativas y enseñandoles a nuestros hijos con nuestro ejemplo. La próxima vez que tu hijo te diga, "Ay, Papi, (o Mami) no puedo hacerlo, soy flojo de naturaleza", dile "Yo también soy flojo de naturaleza, pero de crianza soy trabajador".

Al tomar acción cambiamos nuestras vidas. Desde mejorar nuestra dieta a luchar por leyes que nos protejen del racismo y discriminación, está en nuestro poder alterar las tendencias negativas en nuestra naturaleza.

¿Quieres aprender más sobre la genética y cómo los nuevos descubrimientos al respecto nos van a afectar? ¿O quieres tomar acción para mejorar tu vida? La Red Hispana puede ayudarte con información y recursos en cuestiones de salud, educación, protección de derechos, bienestar familiar, protección de nuestro ambiente y de nuestras comunidades. Llamen gratis al 1-888-SU RADIO, 1-888-787-2346.

Return to Frontpage