November 24, 1999


Encuesta Halla que Sólo el 29% de los Hispanos Saben que Se Hará un Censo el Año Próximo

Pero la Campaña Publicitaria del Censo Está `Bien Encaminada'

Washington — A sólo cinco meses del comienzo del censo del 2000, un estudio nacional no partidista, realizado por la Junta de Supervisión del Censo de los Estados Unidos, ha deterinado que sólo el 29% de los hispanos saben que el conteo demográfico decenal se realizará el año próximo, mientras el 42% de la población general está al tanto. Sin embargo, el estudio también determinó que la campaña publicitariamultimillonaria de la Oficina del Censo, que comenzó en noviembre, debe elevar el nivel de conocimiento y, más importante aún, motivar a los norteamericanos a participar en el censo.

En el marco de su continua supervisión de los preparativos del censo, la Junta de Supervisión encargó una serie de grupos de estudio y una encuesta de opinión pública nacional para medir las actitudes del público hacia el conteo, y específicamente para determinar el atractivo de los mensajes de la campaña publicitaria de la Oficina del Censo. Esta campaña, con un costo de US$167 millones, ha estado en desarrollo por varios meses.

"Me preocupa que sólo el 29% de los hispanos saben que se va a hacer un censo", dijo Gilbert F. Casellas, Copresidente de la Junta de Supervisión. "Pero me anima saber que la Oficina del Censo pronto difundió el mensaje y que el mensaje se ha interpretado bien".

La encuesta para los Miembros Presidenciales de la Junta de Supervisión la realizó Belden Russonello & Stewart (BRS), una firma demócrata. en colaboración con Research/Strategy/Management (R/S/M), una firma republicana.

El sondeo halló que los esfuerzos de la Oficina del Censo por incrementar la participación de los hispanos en el censo se verán beneficiados con un mensaje que combine un llamamiento a la responsabilidad cívica con un énfasis en lo que significa el Censo en dólares federales para sus comunidades.

El análisis de la encuesta también señaló las necesidades específicas de comunicación al dirigirse a la comunidad hispana. Más de seis de cada 10 hispanos (el 61%), más que cualquier otro grupo minoritario, suscribe la opinión arraigada de que "el Censo en una forma de contarme a mi y a la gente como yo". Una mayoría de los hispanos (el 54%) también piensa que "el Censo es importante para darme a mi y a mi comunidad poder y representación política".

A ocho de cada 10 norteamericanos les pareció persuasivo que "el Censo ayuda a determinar como el gobierno federal gasta 180,000 millones de dólares, y cuanto dinero recibe cada comunidad para escuelas nuevas y otros programas educativos, para atención médica, servicios de emergencia, capacitación laboral, caminos, transporte público y muchas otras cosas". Más de la mitad de los encuestados —el 52%— dijo que este mensaje constituya una razón "muy" poderosa para participar en el censo, y, en efecto, este concepto tiene un papel fundamental en la campaña publicitaria de la Oficina del Censo, creada por la agencia Young & Rubicam en Nueva York.

La campaña nacional en radio, televisión y medios impresos comienza en noviembre y dominará los medios de los Estados Unidos por los próximos meses.

"Esta entusiasta campaña publicitaria tiene que formar parte de una estrategia generalizada para recordarles a los norteamericanos que un censo completo, justo y exacto determina como estaremos representados y cuanto miles de millones en fondos llegarán a nuestras comunidades", dijo el doctor Everett M. Ehrlich, ex subsecretario de Comercio para Asuntos Económicos y Miembro Presidencial de la Junta. "Los resultados de este estudio expresan con claridad y persuasión el poder de ese mensaje".

En la encuesta también se halló que la reafirmación del carácter confidencial tiene más atractivo para los hispanos. Más de cuatro de cada 10 hispanos (el 43%) considera muy persuasivas las garantías de confidencialidad.

La publicidad del Censo también contemplará el obstáculo de la "confidencialidad". Me alegra que la Oficina del Censo planee acometer esta cuestión", dijo Lorraine A. Green, una Miembro de la Junta. "Los norteamericanos deben tener la seguridad de que la Oficina del Censo está obligada por ley a mantener sus datos personales bajo el mayor grado de confidencialidad. Esto es vital para garantizar un conteo completo el año próximo, y comparto la opinión de mis colegas de que los anuncios del Censo están bien encaminados".

La encuesta se hizo con grandes muestras de africano americanos, hispanos y asiático americanos con el fin de medir cualquier diferencia entre grupos raciales. El sondeo determinó que las minorías y los norteamericanos de origen anglo coinciden en que el retorno de dólares federales a sus comunidades es una razón importante para responder sus cuestionarios del censo. Sin embargo, también hay ciertas distinciones en el mensaje entre los distintos grupos raciales y étnicos:

Los africanoamericanos y los asiáticos americanos le dieron más preponderancia a un mensaje sobre el significado práctico del censo para sus comunidades; los anglos y los hispanos pusieron las necesidades comunitarias a la par con un mensaje general sobre la responsabilidad cívica; y la reafirmación de la confidencialidad tuvo más atractivo entre los hispanos y los asiaticoamericanos que entre otros grupos.

La Junta de Supervisión del Censo es un organismo bipartidista creado en 1997 para supervisar y observar todos los aspectos de los preparativos y la implementación del censo.

Regrese a la Portada