March 5, 1999


La SDSU Establece Nuevo Programa Para Niños Superdotados

A Emiliano Hernández, Jr. siempre le ha encantado la ciencia, la electrónica, las matemáticas y la física. No, Emiliano no es un científico, ingeniero o matemático. Al menos no todavía. Emiliano es un estudiante de quinto año en la escuela elemental Zamorano.

"Siempre le ha gustado leer", dice su padre del mismo nombre explicando que la capacidad mental de su hijo es tan avanzada que "a veces me hace preguntas y no tengo idea de lo que me está hablando".

Por ello, al enterarse de que el distrito escolar de San Diego y la Universidad Estatal de San Diego (SDSU) empezarían un nuevo programa de asesoría para niños superdotados, no lo pensó dos veces e inscribió a su hijo.

Acompañado de su padre, la semana pasada Emiliano conoció al que será su mentor, el Dr. Stephen B. W. Roeder, decano interino del Colegio de Ciencias de la SDSU y profesor de física y química. Otros 28 estudiantes superdotados de 12 escuelas elementales de San Diego también fueron presentados a los que serán sus asesores.



Emilio Hernández, Jr. (izq), acompañado por su nuevo mentor, el Dr. Stephen Roeder, escucha atentamente en que consiste el nuevo programa para estudiantes superdotados auspiciado por la SDSU.

El objetivo de este nuevo y singular programa es vincular a estudiantes con habilidades excepcionales con profesores universitarios que los incentiven a continuar expandiendo sus conocimientos. Los estudiantes podrán participar en eventos especiales, asistir a clases a nivel universitario y realizar experimentos con sus mentores, cuyas especialidades varían.

"Les estamos dando acceso a recursos e información que sin este programa no tendrían", dijo Barbara Schuch, director de GATE, un programa para estudiantes superdotados de las escuelas públicas de San Diego. "Este programa les ayudará a incrementar sus conocimientos ya que les brinda la oportunidad de conversar y tener contacto con personas con amplios conocimientos en sus áreas de interés".

Schuch agregó que el programa les abre a los estudiantes una puerta a las oportunidades que la SDSU ofrece.

Por su parte, representantes de la SDSU indicaron que este proyecto es una manera más a través de la cual la Universidad tiende la mano a las escuelas y comunidades que la rodean. "Los estudiantes tendrán la oportunidad de entablar vínculos intelectuales con los profesores", dijo Carole Scott, decana de Estudios Superiores de la SDSU.

Para los profesores, dicho programa significa una oportunidad más de compartir sus conocimientos.

"A mí me encanta hablar sobre mis áreas de concentración. Espero lograr que (Emilio) se interese más en la ciencia y en su educación general", dijo el Dr. Roeder. "Esto es algo muy emocionante".

Pero más entusiasmado que él está Emilio quien asegura que gracias a este programa podrá incrementar sus conocimientos y habilidades.

"Voy a aprender más sobre lo que me gusta", dijo el jovencito a quien le gustaría ser un científico y dice no considerarse un genio. Al preguntarle si se considera más inteligente que su nuevo mentor, sin titubear contestó que no, al menos "no todavía".

Return to Frontpage