June 27, 2003

De San Diego a Hollywood

Cameron Diaz revela su lado fuerte en “Los Angeles de Charlie”

Por Daniel Bort

De todas las “Charlies”, ella es la que más destaca.

No es solamente por la cabellera rubia natural, la estatura y piernas de modelo o la apariencia de diva que asume en lo que la cámara empieza a captarla. Tiene más que ver con la absoluta necesidad de destacar que la actriz Cameron Díaz resalta en el competitivo mundo del cine.

“Yo no tenía la menor idea de donde iba cuando comenzaba en este negocio, si tenía talento o que era necesario para representar un personaje. Mi aprendizaje se hizo en frente de todo el mundo” confesó Díaz.

Cameron nació en San Diego. Su padre Emilio Díaz, es cubano. Su madre, Billie, es de ascendencia indioamericana, inglesa y alemana. Emilio ha seguido los pasos de su hija de forma incipiente: hizo un “cameo” en la cinta protagonizada por su hija “There’s something about Mary” y comparte un crédito como escritor en la serie española “Periodistas”.


Cameron Diz

Pero Cameron es ciudadana universal. A los quince, después de vivir en el sur de California toda su vida, dejó a su familia atrás para seguir una carrera como modelo que la llevó por una cantidad innombrable de países. A los veintidos, empezó su carrera protagonizando junto a Jim Carrey: “The Mask”.

“Yo no sabía que formaba parte de un film tan importante. Le pregunté a los productores: ‘¿Dónde pueden mi papa y mi mama ver esta película?’, Y ellos me contestaron: Cameron, en los teatros. Que tonta! Bueno, soy rubia, se me permite”.

La capacidad para burlarse de sí misma y hacer chanzas con respecto a su imagen como estrella de cine es uno de los sellos artísticos de la actriz, y una de las razones principales por la que destaca tan bien en la comedia.

“Es el trabajo en equipo lo que me llamó la atención. Yo no pensaba regresar para la segunda parte, pero Drew (Barrymore) me dijo que tenían una muy buena idea, y cuando a Drew se le mete algo en la cabeza, no hay quien la pare hasta que le digan que sí. Bueno, aquí estoy” contestó Cameron con una sonrisa.

No sin antes pedir el que será el sueldo más elevado de la historia del cine. Está reportado que Díaz recibió la bicoca de veinte millones de dólares por su participación en la segunda parte de los Angeles de Charlie, sueldo tan solo alcanzado por Jennifer Lopez y Julia Roberts.

En los “Angeles” Díaz interpreta a Natalie Cook, capaz de arriesgarse a todo con una sonrisa de oreja a oreja.

La “franquicia” (como la llama su director McG) cinematográfica sigue las reglas de su inspiración televisiva. Tres chicas espectaculares funcionan como agente secreto para un hombre llamado Charlie, al cual no conocen y nunca han visto, pero que hablan con él a través de un micrófono.

Esta vez, las chicas (interpretadas por Cameron, Drew Barrymore como Dylan y Lucy Liu en el papel de Alex) dejan sus atareadas vidas sentimentales para conseguir un par de anillos que contienen toda la información pertinente al Programa de protección federal de testigos, al cual una de las chicas está directamente involucrada.

Filmada siguiendo exactamente la misma estructura episódica de la primera, la película intenta rebasar la marca dejada por su antecesora haciendo explosiones más grandes y peleas más impresionantes. Sin embargo, muchas veces la hilaridad de los eventos se pierde cuando el efecto especial no retiene la lógica de la acción. La historia es casi irrelevante, es tan sólo una excusa para ver a tres chicas en Stilletos saltando y haciendo piruetas como sus contrapartidas masculinas.

Sin embargo, lo más importante en esta historia es la camaradería de las “angeles” en escena. Como tres mujeres desarmadas pueden competir contra cualquier obstáculo y mantener su amistad intacta.

“En la primera película se burlaron hasta el cansancio de nuestra amistad. Les hemos demostrado a todos que ella sigue siendo tan real como el primer día”.

Return to the Frontpage