June 27, 2003

¿Dónde Está Davis Cuando Necesita el Voto Etnico en Elecciones de Sustitución?

Por Mary Jo McConahay
PACIFIC NEWS SERVICE

Nota del Editor: A medida que la elección de sustitución se acerca, el gobernador Gray Davis ha hecho poco por llegar a su base tradicional de apoyo en las comunidades étnicas y minoritarias - actitud que algunos encuestadores y activistas comunitarios consideran “sorprendente”.

SAN FRANCISCO — A medida que el movimiento de sustitución del gobernador Gray Davis está ganando gran fuerza, las encuestas evidencian que perderá salvo que le dé nueva energía a sus simpatizantes. En este, el más diverso de los estados del país, con millones de latinos, asiatico-americanos y ciudadanos nacidos en el extranjero, muchos de los cuales votaron en noviembre por Davis, el voto de las comunidades étnicas y minoritarias pueden hacer realidad o fracasar cualquier elección de sustitución.

Pero Davis —inexplicablemente desde el punto de vista de algunos vecindarios— no ha movilizado apoyo contra la destitución entre latinos y asiáticos, como si “fuera un juego protagonizado por otros y en el cual no tenemos nada que perder”, como dijo un méxico-americano.

“Esto sorprende a quienes están observando el proceso”, dijo David Lee, del Comité Sinoamericano de Educación al Votante. “Las encuestas demuestran que perderá salvo que regrese a su base de apoyo —los votantes latinos y étnicos— pero los asesores de Davis han fallado en hacer lo obvio. No hicieron nada para llegar a ellos”.

No sería la primera vez que el voto étnico es crucial. Cuando el republicano Bill Simon fue candidato contra Davis en noviembre, Simon obtuvo el apoyo del 51 por ciento de los votantes blancos no hispanos. Pero Davis ganó el voto minoritario, el que le dió un segundo término como gobernador. En una elección de sustitución, egresados universitarios, jubilados y los más ricos se considera votarán en mayor cantidad, un perfil de votante que favorece a los republicanos. Pero en California, las “minorías” en su conjunto superan a los blancos, según el censo del 2000. Estas pueden ser la diferencia si van a las casillas.

“En estos momentos, lo más increíble es que puede inclinarse para cualquier lado”, dijo Mark DiCamillo, director de Field Poll, que durante mucho tiempo ha encuestado a los californianos sobre actitudes y patrones electorales. Si los candidatos alternativos son débiles, Davis podría ganar fácilmente. Si son fuertes —nombres posibles incluyen el de la senadora Dianne Feinstein, el actor Arnold Schwarzenegger y el vice-gobernador Cruz Bustamante— el desafío para Davis será crucial. “Si piensas que la elección va a ser peleada, el voto de las minorías, especialmente latino, es fundamental”, comenta DiCamillo. Los latinos son casi la tercera parte de los 33 millones de la población estatal.

Pero hasta ahora, las fuerzas pro-Davis parecen estar haciendo muy poco para llegar a la tradicional base demócrata de las minorías.

“La sustitución no es un tema en nuestra comunidad”, dice Daniel Muñóz, editor del semanario bilingüe La Prensa San Diego. “Parece que nuestro voto no es buscado o no se tienen esperanzas de lograrlo”.  Ni los demócratas ni los talk show que agitan la destitución en la zona de San Diego se dirigen a la amplia población mexicana de la ciudad. Virtualmente no hay nada en la prensa en español sobre la sustitución, afirma Muñoz.

Más hacia el norte, periodistas del Valle Central, que también tienen un importante segmento latino de votantes, no reportan contactos de la clase que debería con una elección importante que se aproxima.

“No sabemos los temas ni cómo influirá en nuestras vidas”, dijo Ben Vu, conductor de un programa semanal de televisión en Hmong y de un programa radial transmitido dos veces a la semana, que cubre a la comunidad asiática del este de Merced a Bakersfield. “Este asunto de la sustitución es ajeno a nosotros”. La comunidad Hmong suma unos 75,000 miembros en California.  Debido a sus bajos ingresos, familias numerosas y empleos rurales, como los latinos, Vu dice que en el Valle Central sus intereses políticos a veces son los mismos.

San Francisco implementará un complicado sistema electoral de desempate instantáneo en las próximas elecciones primarias, o sea que las elecciones de sustitución se realizan en ese momento, dice David Lee, “le puede costar muy  caro a Davis”.  San Francisco es una ciudad que Davis puede y debe ganar ampliamente —es demócrata, liberal, con alto índice de participación. Y también su población es muy diversa, una tercera parte es asiática— principalmente china. Pero la falta de familiaridad con el nuevo sistema de votación puede hacer que muchos votos se pierdan.

A nivel estatal, los recortes presupuestarios de la administración han afectado a la educación pública y otros servicios importantes para las comunidades étnicas e inmigrantes. Muñóz piensa que una sustitución “produce caos y afecta a todos”. Sin embargo, dice, en estos momentos el entusiamo por Davis es tan bajo que “nadie quiere salir y salvarle el trabajo”.

Una posibilidad que podría motivar a muchos latinos a votar, especialmente si la propuesta de sustitución es simultánea a las elecciones primarias —cuando los latinos salen a votar de todas maneras— pudiera ser la presencia del respetado demócrata Cruz Bustamante. De un hipotético grupo de seis candidatos “muy hipotético”, dice DiCamillo. Bustamante superó a los otros, que incluía a Schwar-zenegger, Feinstein y Condoleezza Rice. Una participación latina que vaya a las urnas buscando sustituir al actual gobernador con intenciones de elegir al primer gobernador latino, naturalmente no ayudaría para nada a Davis.

Traducción:  Eduardo Stanley

Return to the Frontpage