June 27, 2003


LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Diego Alvarez

Protéjase del sol

Ya está aquí. El verano hizo su entrada triunfal en el horizonte climático. No más días de lluvia, ni frío que cala en los huesos. El sol brilla ahora más que nunca, y todos pensamos: ¡Es hora de la diversión, de recibir el sol!... ¿sin medida?

Cuidado. El sol puede convertirse en el peor enemigo de nuestra piel si abusamos de sus tibios rayos.

Para mucha gente el verano significa más tiempo fuera de casa, ya sea practicando algún deporte, al lado de una piscina, en la playa o trabajando. Pero tenga mucho cuidado, este verano podría marcar la diferencia entre continuar sano y salvo o desarrollar cáncer de piel.

El sol produce dos tipos de rayos que son invisibles al ojo humano: Rayos ultravioletas-A (UVA) y ultravioletas-B (UVB), los cuales son los causantes de la mayoría de los problemas de piel que se presentan en la población. Los dos tipos de rayos causan irritaciones, quemaduras y daño en la piel.

Estos peligrosos rayos se intensifican en la temporada veraniega, y son más fuertes mientras más cerca de la línea del Ecuador uno se encuentre. Pero el sol no actúa solo; el viento y el reflejo de los rayos solares sobre el agua, la arena y la nieve, afectan también nuestra salud. Incluso en días nublados, los rayos UV del sol alcanzan la superficie terrestre causando enfermedades cutáneas.

Pero no todo es malo. Podemos disfrutar del sol si lo hacemos de la forma apropiada, y en el momento en que no represente peligro para nuestra salud. Es necesario recordar que las horas de mayor intensidad solar son entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde.

Existen protectores solares en el mercado que contienen suficiente protección para que no nos alcancen los rayos que hacen daño, siempre y cuando la exposición solar no sea prolongada ni en momento de mayor intensidad.

Para protegerse del sol es prudente usar gafas, un sombrero, y evitar los llamados “baños de sol”. Si necesita estar bajo el sol, ya sea por su trabajo o por otra clase de actividad, se recomienda siempre usar un bloqueador o protector solar cuyo factor de protección solar (SPF - Sun Protection Factor) sea al menos de 15.

Los protectores solares actúan absorbiendo, reflejando o dispersando la luz solar sobre la piel. Se pueden encontrar en diferentes presentaciones en el mercado, y todos llevan el número o factor de protección solar visible. Mientras más alto sea este número, más protección recibirás.

Más del 90% de los casos de cáncer de piel ocurren en pieles que han sido expuestas regularmente al sol. La cara, el cuello, las orejas, el antebrazo y las manos son los lugares del cuerpo en los cuales se presentan más casos.

Existen varios tipos de cáncer de piel, pero el más peligroso es el melanoma, el cual normalmente luce como una mancha oscura de bordes irregulares. Algunas veces es de diferente color, con sombras, o de color rojo, azul o blanco, y puede aparecer en cualquier parte del cuerpo.

¡Este verano, protéjase del sol! Para ello le recomendamos:

Aplíquese una buena cantidad de protector solar.

Reaplique el protector cada dos horas.

Use ropa que le proteja del sol.

Permanezca en la sombra mientras le sea posible.

Evite superficies que reflejen la luz solar.

Proteja a los niños de los rayos solares.

Cuando no vea su sombra, protéjase. Podría ser medio día, horas de mayor actividad solar.

Evite las cámaras bronceadoras.

Si quiere más información sobre la protección solar o sobre los tipos de cáncer de piel, llame gratis a su línea de ayuda al 1-800-473-3003.

Return to the Frontpage