July 30, 1999


Hispanic Radio Network/La Red Hispana
LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Javier Sierra

Un Caballo de Troya Con 15 Millones de Víctimas

La mitología griega es una fuente inagotable de ejemplos de comportamiento humano que sólo puede calificarse de divinos. Y la Guerra de Troya ofrece una de las colecciones más completas. Este episodio —el cual inspiró dos de los libros más famosos de la literatura universal, La Iliada y La Odisea de Homero— comenzó con el rapto de una reina griega, Elena, por parte de un príncipe troyano, Paris. Los griegos enviaron a Troya, situada en lo que hoy conocemos como Turquía, un ejército al mando de Odiseo para rescatarla.

Durante 9 años, el asedio a Troya no dió fruto alguno, hasta que a Odiseo se le ocurrió la idea del milenio. Decidió simular la retirada de su ejército y antes de "partir" dejó atrás un regalo para los troyanos, un enorme caballo de madera que los asediados aceptaron como un tributo a su triunfo e introdujeron en la fortaleza. Pero el "regalo" traía dentro la muerte. Varios guerreros griegos se habían escondido en la tripa del caballo, y arropados por la oscuridad de la noche, abrieron las puertas de la fortaleza. El grueso del ejército de Odiseo entró a saco en Troya, causando una espantosa matanza y el fin de la orgullosa ciudad.

La esencia de esta historia se repite unas 15 millones de veces cada año en EEUU. El Caballo se ha convertido en la irresistible atracción del sexo; los soldados griegos son hoy las bacterias y los virus que causan las enfermedades de transmisión sexual (ETS); y el saqueo final, los terribles daños que causan estos males, incluyendo la muerte. Este número "astronómico" de casos, tal y como lo califica un reciente estudio nacional, ha transformado a las ETS en una crisis nacional, de la que no se escapan los hispanos.

Una de cada cuatro personas van a padecer una de estas enfermedades durante su vida. Este índice es uno de los más altos en el mundo industrializado. Una sola enfermedad, el herpes genital, ha infectados ya a 45 millones de personas en el país.

Varias de las enfermedades más comunes, como la clamidia —la más frecuente— la gonorrea, la sífilis y la tricomoniasis, son curables si se tratan a tiempo con antibióticos. Pero otras, de tipo viral, como el herpes genital, las verrugas genitales, la hepatitis B y el SIDA, son incurables, y en el caso del SIDA, mortales. Unas y otras, además facilitan el contagio de todas las ETS. Por ejemplo, si usted ya tiene una ETS, es mucho más probable que contraiga el VIH, el virus que causa el SIDA. Asimismo, en muchos casos, estos males no muestran síntoma algunos durante años, manifestándose repentinamente cuando el mal ya está hecho o cuando ya no hay remedio.

En el caso de los hispanos, la incidencia no parece especialmente grave. El total de clamidia en 1997 fué de poco más de 78,000 casos, el de gonorrea, de poco más de 17,000, y de sífiles, de sólo 454. Pero estas cifras pueden muy bien ser engañosas. El acceso de los latinos al cuidado de la salud es el peor de cualquier comunidad del país, y esto incluye bajos niveles de análisis preventivos en busca de este tipo de infecciones. Esto hace temer que la incidencia de ETS entre los hispanos sea mucho mayor.

Las futuras madres hispanas en particular, y cualquier mujer embarazada en general, deben tener especial cuidado de no contraer una ETS ya que ponen dos vidas en peligro. La bacteria de la sífiles traspasa la placenta y contagia al feto durante su desarrollo. La gonorrea, la clamidia, la hepatitis B y el herpes genital se transmite cuando el bebé pasa por el útero y la vagina de la madre. Los estragos que estas enfermedades pueden causar a los recién nacidos son enormes, como daños cerebrales, retardo mental, ceguera, sordera, neumonía, infecciones sanguíneas y muchos más. Es por ello, que los doctores recomiendan a todas las mujeres embarazadas que se sometan a exámenes clínicos para detectar estas infecciones.

En cualquier caso, la mejor defensa contra las ETS es la abstinencia y la segunda la prevención. Si tiene una vida sexual activa con distintas personas, el hombre debe siempre usar condones. Sea franco con su compañero o compañera o pregúntele si tiene alguna ETS. Aprenda a identificar los síntomas de las ETS. Si cree que está infectado, consiga ayuda médica de inmediato e interrumpa su actividad sexual. Las personas muy activas deben someterse a frecuentes exámenes clínicos. Y recuerde este Caballo de Troya moderno puede arruinar la única fortaleza que cuenta, su salud.

¿Tiene una ETS o conoce a alguien que la padezca? La Red Hispana puede ayudarle a contactar una clínica gratuita o de costo mínimo donde pueden atenderlo en español. Llame gratis al 1-888-SU-RADIO, 1-888-787-2346. Es gratis.

Return to Frontpage