July 29, 2005

El regreso de la mujer maravilla

Lynda Carter habla sobre el legado de su segundo apellido: Córboba

Por Jose Daniel Bort

Para muchos es la mujer más hermosa que alguna vez haya pisado la pequeña pantalla. Con sus calzones americanos, su lazo mágico y su volteadita mortal, la actriz Linda Carter se metió en el bolsillo a toda una generación en los años setenta.

“Mmm. Interesante. Me gustaría pensar que yo habría podido hacer el personaje de Mujer Maravilla de llamarme Linda Córdoba, el apellido de soltera de mi madre. La televisión de los setenta era muy diferente a la que es ahora. Pero no estoy muy segura de que no habría sido un problema”, explicó Carter, pensativa sobre su origen étnico.

“Mi origen latino siempre ha sido muy importante para mí. Yo crecí yendo a la hacienda de mi abuela Martina, quien vino desde Chihuahua, México, cuando era muy pequeña. Los momentos más felices de niña los pase ahí, y no pudiera concebir quien soy de no ser mitad latina”, expresó la exuberante actriz, todavía regia a los cincuenta y cuatro años recién cumplidos.

De hecho, Lynda, quien nació en Phoenix, Arizona, hizo un especial musical muy al estilo setenta (como los de Sonny & Cher) donde la actriz realizaba desde sevillanas españolas hasta disco pre-breakdancing del South Central de Los Angeles. Pero desde que se casó con su actual marido Robert Altman, quien trabaja alrededor de Washington, Lynda se ha tenido que afianzar lejos de su gran pasión: ser actriz.

“Tuve que escoger en la vida. Yo no quería que se me reprochara alguna vez que no estaba ahí, al lado de los míos. Mi meta siempre ha sido vivir una vida de la que pueda estar orgullosa. Por eso no he trabajado tanto como quisiera, pero siento que no me he perdido nada al respecto”, explicó Carter.

La actriz cada vez que puede se pasa temporadas en Nueva York donde hacer talleres de actuación que mantienen su instrumento a toque. Aunque estuvo muy activa durante algun tiempo haciendo giras y cantando varias veces en Las Vegas, la actriz decidió dejar esa parte de su trabajo a un lado. “Mira, hace mucho tiempo que no canto profesionalmente, y no creo que lo vuelva a hacer. Eso de estar retirada durante largos periodos de tiempo fuera de mi casa no me parece una buena idea en estos días”, declaró Lynda.

Su carrera tomo un segundo aire

Pareciera que este verano Lynda estuviese en todos lados. Dos de sus películas se estrenarán consecutivamente, “Sky High” y Los Duques del Peligro (“The Dukes of Hazzard”). En la primera tiene la oportunidad de burlarse un poco del personaje que la hizo inolvidable.

“En la primera hago la principal de una escuela de super héroes. Me ves muy estricta, pero tambien tengo la oportunidad de reírme un rato y hacer un poco de comedia que me encanta. No me importa reirme de mi misma, más bien me parece completamente saludable”, afirmó la actriz.

Lynda se alegra muchísimo de su suerte. “Le pedí al cielo y cambié mi energía para conseguir cosas diferentes, que no me dieran el mismo papel de heroína todo el tiempo. Y Disney me llamó para hacer esto. El día que estaba terminando de hacer este personaje, me llamaron para “The Dukes”. El mismo día que terminaba eso, me llamaron para una participación especial para “Law and Order”, y ahora tengo una película con Patrick Stewart. Estoy más ocupada que nunca”, dijo la actriz, quien tiene ya dos hijos grandes de su matrimonio que no la extrañan tanto en casa.

“Cualquiera que sea tu código de creencias, no te olvides de pedir siempre, y hacer tu tarea para conseguir cualquier cosa que quieras. Yo soy prueba viviente de ello”, explicó Lynda, feliz de tener su carrera de vuelta.

Return to the Frontpage