July 2, 1999


Pida la Vacuna Contra el Polio Más Segura Para su Hijo

Mientras que un importante grupo estadounense de implementación de políticas está tomando pasos para eliminar el polio en los Estados Unidos, los padres pueden actuar por su cuenta ahora mismo.

Por el Dr. Gilbert A. Handal

¿Reciben sus niños la vacuna más segura que hay contra la poliomielitis? Quizás no sepa que un panel asesor de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC en sus siglas en inglés) está recomendando nuevas pautas para las vacunas contra el polio dirigidas a eliminar, en Estados Unidos, los últimos casos de esta enfermedad tan debilitante. Las nuevas recomendaciones del Comité Asesor sobre las Prácticas de Inmunización (ACIP) del CDC indican que, a partir del 1ro de enero del año 2000, los niños deben recibir el régimen completo de cuatro dosis de vacuna contra el polio en su forma inactivada e inyectable (IPV en sus siglas en inglés). Durante la transición en la cual se eliminará por completo el uso de la vacuna oral contra el polio (OPV en sus síglas en inglés), el ACIP permitirá que se use la OPV en la secuencia de vacunas bajo circunstancias especiales solamente hasta el 1ro de enero del año 2001, fecha en que se recomendará el uso exclusivo de la IPV. Sin embargo, usted no tiene la necesidad de esperar a que este grupo oficial actúe: ahora mismo puede pedirle a su médico que use la vacuna inactiva contra el polio (IPV) disponible ahora y así estar seguro que su hijo obtiene la mejor protección contra esta enfermedad con el menor riesgo posible.

En la década de los 50, hubo en los Estados Unidos una epidemia de poliomielitis, una enfermedad del sistema nervioso central y desde 1979 se ha erradicado de este país debido al desarrollo de vacunas contra dicha enfermedad. Los dos tipos de vacuna disponibles son: la OPV, un líquido que contiene una variedad activa pero debilitada del virus y que se administra por gotas y la IPC que se inyecta. Esta última está elaborada con el virus de el polio inactivo o "muerto".

La mayoría de los niños todavía reciben la vacuna activa aunque han habido casos poco frecuentes en que la vacuna, trágicamente, ha causado la misma enfermedad que trataba de evitar. Hubo una época, cuando existían miles de casos de polio, que se aceptaba el riesgo poco común pero verdadero de la parálisis causada por la poliomielitis y relacionada con la vacuna (VAPP) como el precio que había que pagar para proteger a nuestros hijos durante la epidemia.

En 1996, el CDC reconoció que ya no era aceptable que ocurrieran nuevos casos de VAPP en un país libre de polio desde 1979. El riesgo de contraer la VAPP debido a la OPV, aunque poco común, es un riesgo verdadero cuando le ocurre a su propio hijo. En ese entonces, el CDC cambió su política de 30 años para recomendar que se le administraran a los bebés de dos dosis de OPV. (La serie de vacunas empieza, por lo general, a los 2 meses de edad y termina a los 4 ó 6 años). Pero, a pesar de éste cambio en la política, ocurrieron por lo menos cuatro casos adicionales de VAPP de 1997 a 1998.

Desafortunadamente, todavía existía el riesgo a principio de la década de los 90 cuando el pequeño Eric Vásquez recibió dos dosis de la vacuna oral a la edad de dos años. Poco después de recibirlas se le presentaron síntomas parecidos al catarro seguidos de parálisis de las extremidades inferiores. Hubo una demora de dos años en identificar a la enfermedad de Eric como poliomielitis. Por esa razón, muchos creen que la cantidad de casos de VAPP puede ser mucho mayor de lo que en realidad se sabe. En aquel entonces, la familia no tenía la opción de seleccionar la vacuna más segura para sus hijos, la IPV. Los padres pueden actuar de modo proactivo al tomar decisiones informadas sobre la vacuna contra el polio cuando opten por la vacuna IPV contra el polio disponible en la actualidad.

El grupo sin fines de lucro Padres Informados contra la VAPP (Informed Parents Against VAPP) (IPAV), constituído de familias como la familia Vásquez, está trabajando para asegurarse de que los padres sepan que hoy en día sí pueden escoger y que no deben ocurrir más casos de VAPP. Como indica John Salamone, presidente de IPAV y padre de un niño de ocho años que padece de VAPP. "Es una tragedia ver como su hijo lucha contra el polio sabiendo que la enfermedad fué causada por la misma vacuna que se suponía que lo protegiera".

Para aprender más sobre IPAV, llame la 1(888) 363-8277 (inglés solamente) o visite la sede de Internet del grupo al www.ipav.org (la información sobre el grupo sólo aparece en inglés en estos momentos pero se está desarrollando el material en español).

Los padres pueden hacer activo en sus decisiones y seleccionar las vacunas IPV contra el polio. Al hacer esto, puede ayudar a proteger a sus hijos del riesgo de contraer la VAPP, a partir de este mismo momento.

Return to Frontpage