January 21, 2005

Imagen de Cristo se aparece en un madero

Usted lo puede ver en una mueblería de San Ysidro

Por Pablo Jaime Sainz

José Pérez se encontraba en el taller de carpintería donde fabrica muebles que después vende en su mueblería, cuando sucedió lo que él nunca pensó le sucedería.

“Yo iba a cortar un pedazo de madera de pino en la sierra, cuando de repente, la máquina aventó la madera, como si no quisiera que yo cortara ese pedazo”, cuenta José, quien es propietario de la mueblería Perez-Lee, en San Ysidro. “Me detengo para recoger la madera, la volteo, y vi que tenía marcada una cruz. Cuando la miré más detalladamente, me di cuenta que sobre la cruz estaba dibujado el rostro de Jesucristo. No lo podía creer”.

Aunque José creció en una familia católica y su madre es una persona muy creyente, él se consideraba “una persona que cree en Dios, pero que no se lleva dando golpes de pecho en la Iglesia”.

Pasaron alrededor de dos semanas y José aun no podía creer que haya tenido una aparición.

“Miraba que el madero seguía ahí en el taller, lo levantaba y lo miraba, y de nuevo veía la imagen de Jesucristo. Entonces decidí llevarlo a la mueblería que tengo en San Diego. Se lo mostré a mis suegros, pero no les dije que era lo que yo veía. Sólo les dije: ‘Díganme que ven aquí’. Mi suegra me dijo con cara de asombro: ‘¡Veo a Cristo!’”.

Pero aun con el testimonio de sus suegros, José todavía no estaba convencido de que él hubiera sido elegido para que Cristo llegara de esa manera a su vida.

“No quedé conforme con lo que me dijeron mis suegros. Lo traje a esta mueblería en San Ysidro y fue cuando mi esposa también lo miró. Ahí me di cuenta que en verdad era algo muy especial lo que me pasó”, relata José.

Esto sucedió en septiembre pasado, y desde hace casi cinco meses, José ha sentido una diferencia en su vida.

“Cuando Cristo se me apareció en el madero, yo andaba muy mal económicamente. Mis negocios no estaban rindiendo, tenía deudas, necesitaba dinero. Unos días antes de la aparición yo le había dicho a Jesús, ‘Oye, Chuchito, hazme el paro, ¿no?’ Cuando miré el rostro de Cristo y la cruz, pensé que sí me había escuchado”, indica José, quien es méxico-puertorriqueño.

Desde ese día, José dice sentirse más tranquilo, con más tiempo para su familia. Y aunque la situación económica de José no ha mejorado, pero tampoco ha empeorado, él afirma tener una paz interior que nunca antes había sentido.

“Yo me siento más serenito. Antes andaba muy agitado. Siempre andaba moviéndome de un lado para otro, tratando de ganar más dinero. Pero desde aquel día estoy muy a gusto”, asegura José.

Y en verdad, de sólo ver el pequeño pedazo de madera de pino, donde se puede ver claramente una cruz café y lo que, algunos creen, es el rostro de Jesucristo, con su barba, su nariz y sus ojos tristes.

Tal es el caso de Candy López, una señora de Tijuana que se encarga de hacer calendarios y volantes para la publicidad de la mueblería José. Candy se sintió tan conmovida por la imagen en el madero, que asegura que al verlo “casi me desmayo de la impresión”.

“Se me hizo increíble ver el rostro de Cristo en la madera. Mi primera reacción fue de asombro, pero después me entró la duda. Le pregunté a José que si él lo había dibujado. Pero cuando me prestó la madera para verla de cerca, la tallé con mis manos y me di cuenta que esa imagen no pudo haber sido dibujada por nadie. Yo pienso es un milagro. Uno mira en la tele acerca de esas apariciones, pero yo soy de las que dicen, ‘Hasta no ver no creer’. Ahora si creo que es un milagro”, indica Candy.

José, quien es padre de tres niños y una niña, dice que él no ha querido darle mucha promoción al Cristo en el madero porque su esposa dice que eso es algo muy personal, un tesoro familiar.

“Pero yo pienso que no es sólo para mí y mi familia”, afirma José. “Yo soy muy pequeñito para Jesús. Esto es algo que se tiene que compartir con quien quiera verlo. Después que sea la fe de cada persona la que decida si ellos ven a Cristo o no”.

Si usted quisiera observar de cerca al Cristo en el madero, puede visitar la mueblería Perez-Lee ubicada en el 138 W. San Ysidro Blvd., en San Ysidro.

Return to the Frontpage