February 5, 1999


Hispanic Radio Network/La Red Hispana
LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Javier Sierra

Dos Razones Más Para Hacerse Ciudadano y Votar

Voy a resistir una vez más la tentación de escribir sobre el lamentable espectáculo que vivimos en Washington a causa del juicio contra el Presidente Bill Clinton. Y voy a hacer caso a la gran mayoría del público norteamericano, el cual se ha cansado de repetir que lo que quiere es oir que sus gobernantes se dediquen a eso, a gobernar.

Es en medio de este ensordecedor circo mundial llamado Monicagate que surgieron dos noticias que afectan de lleno a la comunidad hispana del país, una buena y otra menos buena.

Empecemos con la buena, porque después de todo, aún debe superar varios obstáculos para que se convierta en decisión plena. El pasado 1-25-98, el Vicepresidente Al Gore anunció que la propuesta del presupuesto federal del año 2000 de la Casa Blanca, incluye el restablecimiento de buena parte de los beneficios arrebatados a los inmigrantes legales por la Ley de Reforma de la Asistencia Pública de 1996. La propuesta propone dedicar $1,300 millones para restablecer beneficios de salud, de cupones de alimentos, de cuidados médicos para mujeres embarazadas y de enseñanza del inglés.

En 1997, las iniciativas de la Casa Blanca lograron cubrir algunas de las heridas causadas por la reforma del año anterior que dejó desprotegidos a cientos de miles de inmigrantes documentados. Por ejemplo, a los que entraron en EEUU antes del 22 de agosto de 1996 se les restituyeron gran parte de sus beneficios. Ahora, la propuesta de la Casa Blanca también restituirá dichos beneficios a quienes entraron al país después de esa fecha.

El Congreso —el mismo que ha sometido a juicio a Clinton y cuya mayoría republicana quiere obligarlo a que renuncie— es quien debe debatir y aprobar ésta y otras propuestas del presidente. Por fortuna, las perspectivas de aprobación parecen buenas. Fuentes republicanas aseguraron al diario The New York Times que es muy probable que se aprueben, una predicción impensable en los últimos tiempos. Recuerden los esfuerzos del senador republicano por Texas Phil Gramm, quien el verano pasado a punto estuvo de lograr que fracasara la propuesta de restablecer los cupones de alimentos para los inmigrantes legales más necesitados. ¿Qué ha cambiado? Sencillamente, los enemigos de los inmigrantes en Washington se han dado cuenta de que los documentados se están nacionalizando en masa, que la inmensa mayoría de estos nuevos votantes son latinos y que gente como Gramm podría muy bien necesitar a los hispanos para ganar en las próximas elecciones.

La segunda noticia afecta a todos y cada uno de los habitantes del país. La Corte Suprema de Justicia dictaminó también ayer que el Censo del 2000 no podrá usar técnicas de muestreo para contar a los residentes de EEUU. El Departamento de Comercio, el encargado de realizar el censo, llevó el caso al tribunal alegando que las técnicas tradicionales de conteo excluyen hasta el 10% de la población, tal y como ocurrió en el censo de 1990. La controversia surgió cuando el gobierno trató de conseguir del Congreso los fondos para realizar este conteo por muestreo, es decir, llegar a total absoluto ayudándose de cálculos estadísticos. La mayoría republicana se negó alegando que el conteo tiene que ser real, no abstracto, aún a riesgo de excluir a millones de personas. La razón real de la oposición republicana fué y es que la inmensa mayoría de los excluídos en el censo son pobres, miembros de minorías o inmigrantes, personas que votan abrumadoramente por el Partido Demócrata.

Pero no todo está perdido. En su dictamen, la Corte indicó que el conteo por muestreo sí podrá realizarse para dos usos vitales del censo. Por un lado, el cambio de fronteras de los distritos electorales a causa de las variaciones de población. Es decir, ahora será más fácil que un distrito varíe su geografía para incluir a más comunidades hispanas y así aumentar el poder del voto latino. Y por otro lado, la justa distribución de los fondos federales entre los estados de acuerdo con el aumento o descenso poblacional. Recuerden que en los últimos 10 años el número de latinos en todo el país ha estallado. Es decir, más hispanos se podrán beneficiar de los $180,000 millones que el gobierno federal reparte cada año entre los 50 estados.

De esta manera y otra, la mejor manera de que la comunidad latina realmente cuente, es hacerse ciudadano y votar. ¿Necesita ayuda? Llame a la Red Hispana al 1-888-787-2346 para que le ayuden gratis.

Return to Frontpage