February 04, 2000


Ituri Forest: Una Nueva y Misteriosa Selva Africana en el Corazón del Mundialmente Famoso San Diego Zoo

Esta primavera, quienes visiten el San Diego Zoo tendrán la oportunidad de recorrer una de las selvas tropicales más misteriosas de Africa. Se trata del debut de la nueva exhibición Ituri Forest, en donde los hipopótamos nadan con gracia bajo el agua mientras los búfalos del monte se revuelcan en el lodo y los monos saltan de árbol en árbol.

Esta selva tropical de 2 acres de extensión es el hábitat de múltiples especies más complejo que el Zoológico haya desarrollado en toda su historia y abre las puertas al público el 29 de mayo, 2000. Los visitantes del Ituri Forest avanzan por una curveante vereda de tierra cubierta con hojas y huellas de animales, que los lleva entre niebla a través de una selva que alberga a seis especies de mamíferos y seis especies de aves.

El hábitat, cuyo costo fue de 4.4 millones de dólares, también ofrece una dramática área interpretativa que se enfoca en la cultura de los Mbuti, la población indígena que habita el Bosque Ituri en la República Democrática del Congo, y muestra cómo esta cultura interactúa y se relaciona con los animales y las plantas de su hogar en la selva.

"Queremos que Ituri Forest sea una experiencia sensorial para nuestros huéspedes", dijo el Dr. Art Risser, Gerente General del San Diego Zoo. "Ha sido diseñada para internar a nuestros visitantes en una tierra lejana en donde no sólo verán una variedad de plantas y animales raros, sino que también percibirán los paisajes, olores y sonidos de una cultura vibrante que depende de la selva para subsistir. Incluso hemos añadido un sistema de discos compactos programados por computadora, que al azar reproduce sonidos grabados con micrófonos ocultos, directamente en la selva tropical de Africa".

Los visitantes entran a Ituri Forest, localizada en la base del Tiger River Trail en el zoológico, a través de una densa arboleda. Detrás de las ramas se esconden humidificadores que mantienen el aire húmedo y tropical. Una exhibición cultural sobre los Mbuti, incluyendo coloridas ilustraciones y chozas tamaño natural cubiertas con hojas, introduce a los visitantes al bosque y a sus habitantes humanos y animales.

Cerca de ahí se encuentran los deslumbrantes okapis, parientes de la jirafa, que apenas fueron descubiertos por científicos occidentales a principios de los 1900. Adyacente a los okapis están un par de hipopótamos de río, Funani y Jabba, que viven en un tanque con 150,000 galones de agua, semejante a los acumulamientos de agua que se encuentran en Africa. Una ventana de 105 pies de largo permite a los visitantes observar a los hipopótamos bajo el agua, mientras estos deslizan con gracia sus cuerpos de dos toneladas de peso.

Un camino a través de denso bambú lleva a los visitantes desde el área de los hipopótamos hasta un claro en la selva que ofrece puntos ideales para ver a los búfalos del monte, a dos especies de monos —monos cercopitecos de Debrazza y monos cercopitecos de nariz manchada— y a nutrias de cuello manchado. Un curveante arroyo corre alrededor de varias islas pequeñas, mientras dos cascadas nutren otra pequeña concentración de agua cerca de los búfalos del monte.

"Los búfalos del monte, nutrias y monos coexisten aquí de igual manera que lo hacen en la selva Ituri de Africa", dijo Karen Killar, conservadora de mamíferos. "Estos animales no están separados, sino que tienen acceso unos a los otros". Los varios niveles de selva tropical están representados aquí. A nivel del suelo, los búfalos del monte se revuelcan en el lodo a la orilla de los arroyos de la selva, y descansan bajo la sombra de árboles nativos de Africa. Arriba, los monos saltan a través de la densa cúpula selvática, sin barreras visibles entre los visitantes y los animales.

Las nutrias de cuello manchado pueden verse desde un puente que cruza el arroyo donde nadan, así como desde una ventana de 40 pies de largo que permite ver bajo el agua a estos juguetones mamíferos acuáticos.

También al pie del claro de la selva se encuentra una voluptuosa pajarera, hogar de una variedad de aves incluyendo el gran turaco azul, el estornino esmeralda, el pavo real del Congo y el gonolek de Senegal, que son parte de la familia del alcaudón.

Al centro del claro del bosque está lo que asemeja un puesto de trueque con techo de paja, en donde hay comida, una tienda de regalos y un área rústica para comer, con mesas, sillas y bancas de troncos de madera.

El ambiente selvático de Ituri Forest es la más reciente aplicación del concepto bio-climático del San Diego Zoo. Esta nueva y emocionante atracción presenta animales y plantas de una zona con clima tropical, interactuando y comportándose tal y como lo hacen en su hábitat nativo en Africa.

Regrese a la Portada