December 18, 1998


Un Minuto Con El Obispo Gilberto Chavez

El Regalo de Navidad

Cada año celebramos con gran alegría y entusiasmo el nacimiento del niño Jesús. El viene a salvarnos de nuestros pecados y maldades con la noble intención de regalarnos una nueva vida. Solamente El puede elevarnos a otra manera de vivir como hermanos llenos de paz y justicia. El ser humano prefiere la división y la separación de las personas pero esto nos hace más pobres.

El niño Jesús nace para regalarnos vida y vida en abundancia, Jn. 10:10. Jesús vivo es nuestro regalo para Navidad. Nosotros podemos recibir esta donación, pero esto tiene un requisito que consiste en que nosotros entreguemos nuestra vida a El. El niño busca nuestra cooperación para que seamos buenos y amables.

En nuestro mundo no existe la paz aunque no hay grandes guerras externas. Todos sabemos que existen divisiones y discordias en todos los países. Hay gran guerra entre mucha gente por el poder y el dinero y esto divide a la nación y a la gente. En vez de buscar los caminos de Dios que son amistad y fraternidad, el ser humano busca los caminos indivualistas de satisfacer su egoísmo que se manifiesta en conseguir dinero y poder, ya sea político, económico o social.

Todos debemos reconocer con humildad que el mundo y nosotros necesitamos salvación para salir de la oscuridad y las tinieblas para gozar de la luz que es Jesús. Podemos reconocer la luz en las buenas obras y buenos ideales que el Espíritu de Dios nos inspira.

Hace poco que conocí a una familia con cuatro hijos, dos niños y dos niñas. Cada víspera de Navidad toda la familia se reunía para recibir los regalos. Cada niño y niña recibían cuatro regalos de valor. Los jóvenes tenían que escoger dos y regalar dos. Cada niño abría sus regalos y después lo envolvía. Después sus papás los llevaban a un barrio pobre para regalar esos obsequios. Cada año los niños hacían lo mismo como una costumbre sana para dar gracias a Dios por el maravilloso don de la salvación.

El Padre nos entrega a su hijo como un regalo de salvación y de luz. El espera una respuesta positiva de nosotros. Todos hemos recibido mucho de Dios este año. Si agradecemos este don de salvación y vida, podemos responder con amor, paz, justicia y fraternidad. Demos con gratitud algo al prójimo, especialmente al pobre.

Jesús nació pobre para darnos ejemplo de que la materia no es de suma importancia. Jesús recibió el calor humano y espiritual de María, José, los pobres pastores y los animales del establo. Nuestra riqueza como la de Jesús debe ser espiritual.

Que todos tengan una feliz Navidad Espiritual!

Gilberto E. Chavez
Obispo Auxiliar de San Diego

Return to Frontpage