December 16, 2005

La Flor de Nochebuena: planta navideña legendaria

Muchas de las plantas que asociamos con las fiestas decembrinas, tales como el muérdago, la hiedra y el acebo provienen de Europa o de la zona del Mediterráneo, reflejando el origen de muchas de nuestras tradiciones navideñas que se derivan de antiguos festivales y ceremonias griegas, romanas, inglesas y nórdicas. Sin embargo, la Flor de Nochebuena tiene sus orígenes en una leyenda navideña de las Américas.

La Flor de Nochebuena, una de las plantas más conocidas, duraderas y predilectas de las fiestas decembrinas, es nativa de Centroamérica y zonas tropicales de México. Según la leyenda, una niña mexicana de escasos recursos lloraba en Nochebuena camino a la iglesia porque no tenía regalo alguno para dejar en el altar de la Virgen María y del Niño Jesús. Un ángel se le apareció repentinamente y le dijo que reuniera maleza a lo largo del camino. Cuando la niña puso su ofrenda al pie del altar, brotaron de cada rama bellas flores rojas.

En zonas tropicales, la flor de nochebuena crece en forma de arbustos de hasta diez pies de altura. Ed Perry, asesor de horticultura urbana de Extensión Cooperativa de la Universidad de California, explica que las grandes flores rojas en realidad son hojas modificadas llamadas brácteas que se encuentran alrededor de la verdadera flor, la cual parece un pequeño grupo de moras amarillas. Como resultado de las noches más largas de noviembre y diciembre, estas hojas brácteas se tornan un rojo vivo.

La Flor de Nochebuena se conoce en inglés como “poinsettia,” en honor al botánico y diplómata, Robert Poinsett, quien fuera embajador de los Estados Unidos en México de 1825 a 1829. Durante su estadía en México, Poinsett anduvo por el campo en busca de especies nuevas de plantas. En 1825 encontró en un sendero un arbusto con hermosas flores rojas. Admiró tanto esta planta que llevó algunas de regreso a su hogar en Carolina del Sur. Las cultivó y propagó en su invernadero y las obsequió a sus amistades. Desde entonces la Flor de Nochebuena se conoce en inglés por el nombre de quien la dio a conocer en este país.

La apariencia de la Flor de Nochebuena es ahora muy diferente de las que Poinsett encontró en las zonas tropicales de México. Los horticultores han desarrollado arbustos de poca altura para decorar interiores durante las fiestas decembrinas, así como plantas de color amarillo, rosado, colores crema y durazno y rojos más vivos, gracias a la hibridación. Estas nuevas plantas retienen su color por muchas semanas, engalanando hogares y tiendas durante diciembre y enero. En esta época, se venden más de 75 millones de estas plantas en los EE.UU.

Para mantener el atractivo de la Flor de Nochebuena, Perry recomienda que ponga su planta en un lugar soleado, lejos de corrientes de aire. Riéguela muy bien y de manera regular. Nunca permita que quede sobre agua encharcada. Cada 7 a 10 días, agregue un poco de fertilizante soluble en agua que contenga nitrógeno. Si las hojas se ponen amarillas, es posible que le falte luz o nitrógeno o que esté recibiendo demasiada agua. Haga cambios pequeños en la manera en que la riega o en el entorno donde tiene la planta para corregir estos problemas.

El resto del año puede disfrutar de su Flor de Nochebuena dentro de la casa o plantarla en el jardín. Cuando las hojas empiecen a recobrar su color verde en febrero o marzo, pode la planta para dejarla de ocho pulgadas. En un mes aproximadamente tendrá muchos retoños, con los que podrá engalanar su hogar a fin de año cuando cobren su color rojo vivo.

Si desea lograr que su Flor de Nochebuena engalane su hogar con su colorido follaje el año entrante, tome en cuenta que esta planta necesita dos condiciones para tornar de color. Para cumplirlas, manténgala desde octubre en un lugar completamente oscuro cada noche por 14 horas continuas hasta que cambie de color (unas 8 a 10 semanas). Puede meterla en un closet o armario o cubrirla con una caja grande. Además, durante este período, es esencial que su planta reciba ocho horas diarias de luz solar. Oscuridad completa y luz brillante: ¡receta sencilla para disfrutar nuevamente de una flor legendaria y hemosa!

Return to the Frontpage