December 11, 1998


Hispanic Radio Network/La Red Hispana
LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Javier Sierra

En las Tinieblas de la Codicia Brilla Una Luna Llena

Desde su plataforma, Julia Butterfly tiene un asiento de primera fila para presenciar el asombroso poder destructor de la codicia y la ignorancia. Es el deprimente espectáculo del ser humano arrasando su herencia natural y despojando a sus hijos y a los hijos de sus hijos de un patrimonio ancestral al que todos tenemos derecho.

Esta semana (12-10-98) Julia —una ecóloga de 24 años de edad perteneciente al grupo Earth First! (La Tierra Primero)— cumple su primer aniversario subida en las ramas de Luna, una secoya siempreviva de casi 70 metros de altura y más de 1,000 años de antigüedad. Esta mariposa de alas de acero es lo único que impide que la compañía maderera Pacific Lumber (PL) tumbe a Luna de la misma manera que ha derribado a millones de árboles del único bosque privado de secoyas siempre-vivas que queda en el mundo.

Se trata del Bosque Headwaters, originalmente de 24,000 hectáreas de árboles ancestrales que superan los 2,000 años de antigüedad, situados cerca de Eureka, en el norte de California. En estos 12 meses, desde que comenzó su protesta, Julia ha sobrevivido algunas de las peores tormentas en décadas, el acoso de una compañía maderera sin escrúpulos y la privación de las comodidades más básicas.

Pero con mucho, la prueba más dura que ha superado en su increíble odisea es la destrucción metódica de lo que ella cree que es una catedral consagrada a los seres vivos más altos del universo. Armados de poderosas sierras mecánicas, los leñadores derriban día tras día los pilares que soportan a este templo magnífico en un proceso que recuerda la antigua costumbre de rapar a los reos de muerte antes de la ejecución. No olvidemos que lo que la PL está haciendo es una tala indiscriminada que deja la tierra indefensa contra el sol justiciero y las devastadoras inundaciones.

En los últimos 100 años, estas practicas forestales suicidas han dejado en pie sólo el 3% de los bosques ancestrales de lo que hoy es EEUU. Y una de las principales responsables de esta insensatez es la PL. Esta compañía solía seguir prácticas de explotación sostenible que respetaban el bosque y su continuidad. Pero en 1985, la Maxxam Corporation, presidida por el banquero fracasado Charles Hurwitz, compró la PL, comenzando una carrera desenfrenada para destruir en segundos lo que la naturaleza tardó milenios en construir.

Finalmente, en noviembre, el Departamento Forestal de California (DFC) suspendió la licencia maderera a PL debido a sus prácticas de explotación. Pero el DFC llevaba más de una década haciendose de la vista gorda de las cerca de 300 violaciones a las Reglas de Prácticas Forestales por parte de la PL. La impunidad ha convertido a este compañía en una bestia desbocada con un insaciable apetito por madera y ganancias.

Sólo acciones como la de Julia y la implacable defensa de los bosques por parte de Earth First!, Sierra Club y otras organizaciones, han logrado detener las dentelladas de Hurwitz, y sus secuaces. Pero dinero parece ser lo único que puede acabar con esta locura. La Legislatura de California aprobó en septiembre un acuerdo que entregaría a Hurwitz $480 millones a cambio de salvar dos de las seis secciones del Bosque Headwaters que han sobrevivido a la sierra mecánica. Sin embargo, Hurwitz quedará con las manos libres para devastar el resto de esta maravilla natural que a todos nos pertenece.

La valiente resistencia de Julia nos recuerda con sensatez y cordura, los recursos del planeta pueden durar muchos siglos más. Por ejemplo, hoy EEUU posee más bosques de los que tenía en 1920, pese a que ha habido un aumento poblacional del 143%. Estas prácticas sabias nos dicen que no hay ninguna necesidad de explotar bosques ancestrales. No hace falta madera milenaria para fabricar mondadientes o papel higiénico.

"Basándonos en el amor y el respeto", dice Julia, "estamos recuperando el poder para los bosques y los pueblos a quienes pertenecen. Somos un faro de esperanza para nuestros bosques y nuestras comunidades".

Quien sabe. Después de una vigilia de un año, Julia, desde su plataforma milenaria, quizá pueda ver cómo el hacha de la codicia y la ignorancia se parte en dos contra la solidaridad y el respeto mutuo.

Ayúdenos a salvaguardar la herencia natural de sus hijos. Llame gratis a la Red Hispana, 1-888-787-2346 ó 1-888-SU-RADIO, para informarse sobre cómo preservar el patrimonio milenario que a todos pertenece.

Return to Homepage