December 23, 1999


Hispanic Radio Network/La Red Hispana
LA COLUMNA VERTEBRAL
El Soporte Informativo Para Millones de Hispanos
Por Consuelo Luz

Encontrando la Navidad

Aunque la Navidad se observa en el mes de diciembre, es importante que en ese día especial abramos los ojos a los milagros que ocurren todos los días, en distintos lugares del mundo. He aquí los testimonios breves, que fundamentalmente en esta época del año, nos recuerdan que siempre existe una esperanza.

Felicidad nació en un pueblito a 12 horas de Cochabamba en Bolivia. Ella sufre de una fisura del paladar que doctores Bolivianos no han podido corregir. En la parte de Bolivia donde vive la familia de Felicidad, niños con fisuras palatinas y deformidades faciales son considerados una maldición para la comunidad y para la cosecha. Siete días después de nacer Felicidad, una enfermera vino a visitar a la familia. La familia negó la existencia del bebé, pero al dar la vuelta para irse, la enfermera vió un piecito saliendo por debajo de una cama. A Felicidad la habían puesto en una caja debajo de la cama donde la iban a dejar morir. La enfermera la llevó al Hospital Viedma en Cochabamba donde le salvaron la vida y donde las enfermeras siguieron cuidándola con la esperanza de que alguien le ofrezca un nuevo hogar.

La Dr. Santa Johnston viajó a Cochabamba este año desde los Estados Unidos como voluntaria con la Operación Sonrisa. Esta organización ha proveído cirugía reconstructivas gratis por 17 años, a más de 50,000 niños y jóvenes, con fisuras palatinas y otras deformidades faciales, en 20 países en vías de desarrollo como en los Estados Unidos. Cuando la Doctora Santa vió a Falicidad y la tomó en los brazos, sintió una conexión muy especial y decidió adoptarla. Su nuevo nombre será Emmanuela Felicidad. Emmanuela quiere decir "regalo de Dios" y Felicidad, pues, qué más se puede decir. Felicidad recibirá una nueva sonrisa y una nueva familia.

Norma Otero, quien vive en Brooklyn, N.Y., estaba decidida a salvar a su nieta, Evelyn Mendoza Veintimilla de dos meses de edad, quien había sido diagnosticada con una enfermedad al corazón que la mataría en 15 días sin una operación especial en los Estados Unidos. Pero la pequeña Evelyn padecía en un hospital en Guayaquil, Ecuador. Norma había escuchado decir que la Fundación Nacional de Defensa Policiaca ayudaba a niños que estaba representada en la Conferencia de Justicia Criminal tomando lugar en Nueva York. Norma asistió a la conferencia y con lágrimas en los ojos suplicó por su nieta. El Director de la Fundación, Joseph Occhipinti, al enterarse de la situación se comprometió a traer a Evelyn a los Estados Unidos para la operación. La Aerolínea Ecuatoriana ha ofrecido proveerle pasajes a Evelyn y a su madre. Un cirujano pediátrico en Nueva York ha ofrecido hacer la cirugía. Para Evelyn ahora existe una esperanza.

En Barcelona, España, un joven empresario español, el Señor Suescum, quien dirige la Corporación Dermoestética (un grupo de clínicas de cirugía plástica), vió un documental en la televisión y le causó gran impresión. Se trataba de la crueldad e injusticia sufrida por las mujeres en Bangladesh e India, víctimas de asaltos con ácido sulfúrico. Un hombre que es rechazado por una mujer, o si hay demora en el pago de una dote o por cualquier disputa entre las familia, siente que tiene el derecho de desfigurar la cara de la mujer, destruyendo así su vida. Suescum, profundamente conmovido por esta tragedia decidió poner su fortuna, sus clínicas y sus médicos al servicio de estas mujeres. El primer grupo de mujeres ya ha recibido ocho meses de tratamiento en España. Además de la reconstrucción de sus caras, brazos, manos y órganos, las mujeres han logrado una nueva confianza y autoestima y quieren regresar a sus países para trabajar por la justicia y cambiar la sociedad que les impuso tanto dolor. Suescum traerá al próximo grupo de mujeres a España y seguirá cumpliendo su misión.

El Premio Nobel de Paz de este año fue otorgado al grupo Médicos Sin Fronteras que cada año manda a 2,500 doctores voluntarios a 80 países a áreas donde hay gran sufrimiento y peligro, ofreciendo no solo tratamiento sino una voz que condena la injusticia que encuentran.

El año pasado la organización Toys for Tots (Juguetes para Nenes) por medio de voluntarios como el Sargento Jaime Jaramillo de Houston, Texas, repartió 11,200,000 juguetes a más de 4,800,000 niños necesitados por todos los Estados Unidos y Puerto Rico.

La verdad es que hay innumerables organizaciones e individuos y casos que nos dan ejemplos que inspiran la bondad y la generosidad humana. Cuando nos toca el corazón uno de estos casos, es cuando tomamos acción; con el objetivo de ayudar a mejorar la vida de otras, encontramos la Navidad no solo a fin de año en las tiendas y en las celebraciones sino todos los días del año en la honda alegría y satisfacción de hacer una diferencia. Vemos que sí hay esperanza para un mundo mejor, que el amor es una fuerza inexorable llevándonos a enfrentar, ofrecer y gozar lo más profundo de nuestra humanidad. Feliz Navidad, ahora y siempre.

¿Quieres hacer una diferencia? La Red Hispana puede informarte sobre las organizaciones donde pueden ayudar. Llámanos gratis al 1-800-787-2346.

Return to Frontpage